viernes, 10 de abril de 2009

PREPARACION VETERINARIA, RECETAS PARA ANIMALES




Tan solo necesitarás adelfa, una planta arbustiva muy abundante en parques y jardines públicos.


SARNA:
300 gr. de manteca de cerdo
200 gr. de sumidades floridas de
adelfa secas y en polvo.
Poner todo junto al baño María hasta que se disuelva la manteca de cerdo.
Cuando esté tibio, amasar hasta que quede homogéneo.
Dejar reposar 5 horas.


Aplicación:


Sólo uso externo. Aplicar en las zonas afectadas de sarna friccionando suavemente. Lavarse bien las manos desinfectándolas bien con algún antiséptico.


ÚLCERAS Y LLAGAS:

Las úlceras y llagas de los animales se lavan con infusión de 100 gr de hojas y sumidades floridas de
agrimonia. Se deja reposar hasta que el líquido esté tibio.


·
Recetas prácticas contra la mordedura de animales

Picaduras de medusas, avispas, abejas, mordeduras de perros, serpientes,


Mordeduras de animales


Hace dos siglos el manual de los médicos de entonces, tenían a las culebras, escorpiones y perros rabiosos como los tres principales peligros que acechaban al hombre.


En muchos de estos casos, cabía la posibilidad de que fuesen mortales de necesidad. La rabia o hidrofobia es transmitida por un virus por medio de la mordedura de animales domésticos y de algunos salvajes.


La infección se produce por la saliva del animal enfermo. Al cabo de 15 o 60 días después de la mordedura aparecen los primeros síntomas de la enfermedad, tales como dolores de cabeza, excitabilidad, intranquilidad, depresiones mentales, etc.


Viene después un estado de excitación con espasmos de los músculos de la deglución y repiratorios. Confusión de los sentidos y salivación abundante. Los más mínimos estímulos tactiles, auditivos o luminosos pueden desencadenar una cólera furiosa.


Si no se presentan estos síntomas, es que se trata de la llamada rabia tranquila. En casi todos los remedios estudiados de otras tribus o razas, siempre ha predominado en la cura de las mordeduras de animales, las plantas medicinales. Muchas de estas plantas eran consideradas sagradas, dependiendo el resultado del ritual de sanación. Sea como fuere, lo que es claro es que las plantas medicinales contienen unos principios activos capaz de no permitir que un veneno prospere y traiga la muerte a un ser humano.


La misma naturaleza que produce el veneno, fabrica el antídoto.


MORDEDURA DE SERPIENTES:


Su mordedura no es letal, aunque puede originar problemas y una desagradable enfermedad de larga duración. Antiguamente lavar la mordedura con orina humana se consideraba un último recurso. Sin embargo más eficaz parece aplicar el jugo y la pulpa de las raíces del hinojo, práctica habitual en Asia.


Existe otro dicho de que espolvoreando coriandro y estragón, se mantienen las serpientes a raya. Otra dice que si te untas con zumo de rábano las serpientes no te muerden. Ante una mordeura de serpiente es muy importante mantener la calma y acudir a un hospital. Como primeros auxilios, se puede succionar la mordedura y escupir varias veces. El remedio para primeros auxulios del Dr. Bach ayuda a calmar los efectos del mordisco.


El espliego es de las plantas más eficaces para una emergencia. Se aplica machacado y atado estrehamente sobre la zona afectada. El aceite de espliego es poderosamente eficaz para neutralizar el veneno y reducir el dolor.


También ayudan el zumo de madreselva, lengua de buey o mordisco del diablo.



MORDEDURA DE PERRO:


Ante una mordedura de un perro, es muy importante conocer si éste ha sido vacunado contra la rabia. NO obstante, como medida preventiva es aconsejable ponerse la vacuna antitetánica. Tras un mordisco de perro, la zona dañada, queda dolorida, y más aún si se sufre desgarro muscular.


Lo más importante como remedios preventivos y auxiliares es practicar la respiración muy honda, y si hubiese mucho derrame de sangre, aplicar un torniquete. Rápidamente se procederá a lavar la herida con agua y jabón. Si no existe un hospital cerca, servirá de mucho hervir en una olla con tres litros de agua, Romero, salvia, hinojo, espliego, cola de caballo y hojas de nogal durante 5 minutos.


Lavar la herida con el agua resultante de la cocción y aplicar una gasa empapada con el mismo agua. Posteriormente, unos cuatro o cinco días después se pueden hacer cataplasmas de barro con la misma agua de la receta anterior, aplicado sobre la zona afectada, y cubriendola bien. Beber mucha cola de caballo y tomar zumos de limón cada día.


También se puede utilizar la crema de própolis y la tintura de yodo o hipérico Antiguamente utilizaban un remedio que consistía en beber un brebaje de ruda, melaza y ajo, hervidos en cerveza rancia y ron, tomándolo durante 9 días para que la cura fuese efectiva.



Abeja:


Una abeja nunca clava su aguijón sin motivo. Las abejas no son agresivas de por sí, y además yo creo que son conscientes de que cuando clavan su aguijón mueren sin remedio. Generalmente lo hacen para proteger su colmena o bien cuando son molestadas.


Si somos picados por alguna abeja, debemos extraer el aguijón con pinzas. El bicarbonato de soda, espesado en agua, es el tratamiento más efectivo, aunque también el jugo de perejil y la miel ayudan a aliviar la irritación.



Avispa:


El aguijón de la avispa es álcali y requiere un antídoto ácido.Tanto el vinagre como el limón sirven como remedio más a mano.


Si se tuviese la mala suerte de tragar una avispa que nos picara en la garganta, un remedio muy antiguo consiste en tragar cucharaditas de sal. La avispa es mucho más agresiva que la abeja. La avispa es la causante de mucha fruta y uva mordisqueada. Algunas veces se suelen encontrar avispas dentro de un colmenar muertas y propolizadas.


La avispa es carnicera y es por eso que nos la solemos encontrar molestando en nuestro plato de comida, cuando comemos al aire libre. La avispa puede picar, pero no muere, como la abeja ni suelta su aguijón. En caso de picadura en la boca o cara los cubitos de hielo alivian el dolor.
Hormigas: Son punzantes y repentinas. Suelen dejar una marca roja circular, produciendo una iiritación dolorosa.


El causante es el ácido fórmico que desprenden. Se combate con agua fría y bicarbonato sódico. Un baño con 5 litros de cocción de romero, nogal, manzanilla y flores de lavanda.



Pulgas:


Dejan una roncha pequeña y roja de color más oscuro en el centro, que suele ser molesto por su escozor.


Para frenar la irritación se emplea sal y vinagre, cebolla o jugo de limón. Un antiguo remedio consistía en untar las picaduras con un poco de gasolina, pero es mucho mejor con alcohol. Personalmente me inclino por la infusión de ajenjo, ruda, romero y cáscara de limón.



Mosquitos:


Para prevenir la infección se fricciona ajo crudo. A los mosquitos no les gusta nada el olor a ajo. La persona que come ajo y clavo mantiene a raya los mosquitos.


La miel y la soda, endurecidas, detienen la irritación y antiguamente constituían el único remedio efectivo para aliviar las picaduras de mosquito. El zumo de limón o la fricción con su corteza también resulta efectivo.


También cabe destacar la tintura de árnica, una infusión fuerte de matricaria, sal, agua de colonia, ginebra, o alcohol de 96º. La loción de calaminta con albahaca es un eficaz repelente natural. Para aliviar la irritación va muy bien los siguientes aceites esenciales: espliego, limón, eucalipto, manzanilla y yame. Los insectos también pueden ser repelidos lavando el cuerpo con una solución a la que se le añade una cucharada de sales de la higuera en 1/2 litro de agua.


En paises donde existe clima tropical y muchos mosquitos usan cebollas cortadas, ajos machacados, incrustados con clavos. El olor que menos les gusta a los mosquitos es el de espliego.


Los ramilletes de hierba lombriguera, matricaria, eucalipto, toronjil, albahaca,menta o hierbabuena y ajenjo son muy apropiados para poner en lugares est´atégicos de casa durante el verano. Probad este repelente casero: Un puñado de flores frescas de matricaria, una taza de aceite de oliva, 8 dientes de ajo bien cortados.


Se hierven lentamente las flores en acite durante 20 minutos. Se retira del fuego. Cuando se enfría un poco, se le añade el ajo. Se guarda en un recipiente hermético y se deja en un lugar cálido durante dos semanas, removiendo cada día. Luego se filtra y se guarda etiquetado. Es un eficaz repelente de insectos y remedio para aliviar las picaduras.



Tábanos y otros insectos:


Sus picaduras se alivian con aceite de ajo y bicarbonato sódico.
Medusas: Se producen durante el verano. Una playa dependerá del viento si tiene medusas o no, ya que son arrastradas fácilmente por él. El dolor que producen las picaduras de medusas es muy agudo, dejando unas manchas irregulares rojas con hinchazón de los tejidos y algunas veces parálisis muscular, teniendo la sensación de haber sido sedado o dormido localmente en la zona afectada. Indiscutiblemente creo que el remedio popular extendido de orinarse sobre la zona afectada es efectivo como primeros auxilios, por la acción del ácido úrico.


Asímismo recomiendo empapar la zona con una gasa o trapo limpio impregnado de agua de romero, cáscaras de limón, bardana, flores de espliego, flores de caléndula, hojas de llantén y cola de caballo.



Comentario de Fray Juan Navarro: "Ychcaxihuitl, id est, algodón, de que se cogen cada año cosechas abundantes que se consumen en tejidos bastos y tambien muy finos. Sus pimpollos majados y bebidos en agua son útil medicina contra la picadura del alacrán, víboras y animales venenosos.




¡ DIOS LES BENDIGA !

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada